¿Qué secuelas deja la operación de próstata con láser holmium?

Una vez finalizada la operación de próstata con láser holmium, comienza el proceso de recuperación. En ese tiempo, la cápsula prostática cicatriza de forma progresiva y paulatina, lo que puede llevar hasta 6 meses.

Diagnóstico hiperplasia benigna de prostata.

Como en cualquier procedimiento médico, la cirugía de hiperplasia benigna de próstata  con láser holmium puede tener algunas secuelas asociadas, aunque estas suelen ser menores en comparación con procedimientos más invasivos. Algunas de estas posibles secuelas son:

Sangrado postoperatorio

Durante o después de la intervención puede haber un poco de sangrado, aunque generalmente es mínimo debido a la capacidad del láser para cerrar los vasos sanguíneos.

Dolor y molestia urinaria temporal

Al igual que con cualquier herida producida en el cuerpo, esta zona puede causar molestias cuando la orina, un líquido ácido, pasa por ella al miccionar.

Estas molestias no son secuelas muy frecuentes, y pueden aliviarse con antiinflamatorios como ibuprofeno.

Si las molestias aumentan o se tornan muy intensas, debe consultar al médico, pues podría estar relacionado con una infección.

Urgencia miccional temporal

Cualquier proceso de cicatrización produce, de forma natural, una sensación de picor en la parte del organismo afectada. En ese mismo sentido, en la próstata y la vejiga esa sensación se interpreta como ganas de orinar, e incluso imperiosidad y urgencia para ello.

Cuanto más inflamada esté la próstata antes de la intervención, mayor será la sensación de imperiosidad. Por eso se recomienda no esperar mucho tiempo para operarse, y así evitar esta secuela temporal.

Aunque es un síntoma transitorio que se resuelve en pocas semanas después de la cirugía, se suele administrar una medicación al alta para atenuarlo y hacer de la etapa post-operatoria un proceso lo más confortable posible.

Riesgo de infecciones

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, con la operación de láser holmium existe un  riesgo (aunque bajo) de infección. Sin embargo, este se reduce con una técnica estéril adecuada y el uso de antibióticos profilácticos.

Disfunción eréctil

Aunque es menos común que con otros tipos de cirugía de próstata, el procedimiento con láser holmio puede afectar la función eréctil en algunos hombres. Esta secuela puede ser temporal o permanente, dependiendo de factores individuales que deben ser evaluados por el médico.

Incontinencia urinaria

Tras la cirugía con láser holmium, algunos pacientes pueden presentar incontinencia urinaria. La mayoría de las veces, esta secuela se debe a los episodios de imperiosidad o urgencia comentados previamente. Con menos frecuencia, esta se genera por un fallo en la capacidad de contracción del esfínter externo (incontinencia de estrés).

El esfínter externo es el músculo que permite retener la orina dentro de la vejiga sin que se escape. La incontinencia por fallo del esfínter externo es más habitual en pacientes ancianos, diabéticos o con próstatas de gran tamaño.

¿Cuánto dura la incontinencia urinaria después de operación de próstata?

La mayoría de los pacientes que presentan incontinencia de estrés son capaces de retener la orina a los pocos días o semanas de la cirugía, y en muy pocos casos esta persiste durante más de 2 o 3 meses.

Incontinencia Urinaria

Es importante resaltar que, en la inmensa mayoría de los casos, todas estas secuelas son efectos secundarios transitorios y leves. No obstante, en caso de persistir y afectar la calidad de vida del paciente, existen métodos para resolverlos de forma eficaz, segura y permanente.

Importancia de la rehabilitación

Realizar ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico, como cortar el chorro de la orina cuando se micciona, facilita el fortalecimiento y recuperación del tono del esfínter externo y la desaparición de la incontinencia de estrés.

estilo de vida

Es importante que el médico lleve un seguimiento estrecho de estos síntomas para plantear las soluciones que sean necesarias.