¿Qué es la Hipertrofia prostática?

La hipertrofia prostática es otra forma de llamar a la hiperplasia prostática benigna (HPB), y se refiere al aumento del tamaño de la glándula prostática.

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino que rodea la uretra, el conducto que transporta la orina desde la vejiga hacia fuera del cuerpo. A medida que los hombres envejecen, la próstata puede experimentar un crecimiento no canceroso, lo que lleva a la hipertrofia prostática benigna.

La hipertrofia prostática es una condición común en hombres mayores y no está relacionada con el cáncer de próstata. Sin embargo, el crecimiento de la próstata puede comprimir la uretra y causar síntomas urinarios molestos.

Algunos de los síntomas asociados con la hipertrofia prostática incluyen:

  • Dificultad para iniciar la micción.
  • Flujo de orina débil.
  • Aumento de la frecuencia urinaria, especialmente durante la noche (nicturia).
  • Sensación de no vaciar completamente la vejiga.
  • Necesidad urgente de orinar.

La hipertrofia prostática es una condición crónica y progresiva, y los síntomas pueden variar en gravedad.

Grados de Hipertrofia de Próstata:

La clasificación de los grados de hipertrofia prostática benigna se determina comúnmente según la Escala Internacional de Síntomas Prostáticos (I-PSS, por sus siglas en inglés) y la evaluación del tamaño de la próstata.

La escala Internacional de Síntomas Prostáticos (I-PSS), según los grados, consiste en:

  • Leve (Grados: 0-7 puntos): Los síntomas son leves y pueden no afectar significativamente la calidad de vida.
  • Moderado (Grados: 8-19 puntos): Los síntomas son moderados y pueden comenzar a afectar la calidad de vida. La intervención médica puede ser necesaria.
  • Severo (Grados: 20-35 puntos): Los síntomas son severos y pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida. Se recomienda la evaluación y tratamiento médico.

El volumen de la próstata se puede clasificar de la siguiente manera:

  • Próstata Normal (menos de 20 ml): La próstata tiene un tamaño normal.
  • Hipertrofia Prostática Leve (20-30 ml): Hay un aumento leve en el tamaño de la próstata.
  • Hipertrofia Prostática Moderada (30-50 ml): Existe un aumento moderado en el tamaño de la próstata.
  • Hipertrofia Prostática Severa (más de 50 ml): La próstata tiene un tamaño considerablemente grande.

Estas clasificaciones (grados + volumen) le permiten al médico determinar la gravedad de los síntomas y sobre todo el enfoque adecuado para el tratamiento.

Los síntomas no siempre guardan una correlación directa con el tamaño de la próstata, por lo que la decisión de tratamiento se basa en una evaluación integral del paciente.

HBP o Hiperplasia Benigna de Próstata
Próstata sana vs. Próstata hipertrofiada

Síntomas de la hipertrofia prostática:

Los síntomas de la hipertrofia prostática pueden variar en gravedad y afectar la calidad de vida de los hombres afectados. Los más comunes son:

  • Dificultad para iniciar la micción (disuria): dificultades para comenzar el flujo de orina.
  • Flujo de orina débil: puede ser más débil o interrumpido debido a la obstrucción causada por el agrandamiento de la próstata.
  • Micción frecuente: necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente durante la noche (nicturia).
  • Sensación de no vaciar completamente la vejiga: a pesar de orinar, el paciente siente que la vejiga no se vacía por completo.
  • Necesidad urgente de orinar: necesidad repentina y fuerte de orinar.
  • Goteo postmiccional: goteo después de orinar.
  • Infecciones del tracto urinario (ITU): debido a lla obstrucción del flujo de orina.
  • Retención urinaria: dificultad o imposibilidad de orinar (esto se da en los casos más graves).

 

Estos síntomas varian en cada individuo y su gravedad puede cambiar con el tiempo.

Ecografía: cómo determinar los grados de hipertrofia prostática

La ecografía es una herramienta importante en la evaluación de la hipertrofia prostática. Esta proporciona imágenes detalladas de la próstata, que permiten determinar su tamaño y forma. Algunas razones que hacen de la ecografía una herramienta clave, son:

  • La ecografía sirve para una evaluación precisa del tamaño y forma de la próstata. Esto es fundamental para determinar la gravedad de la hipertrofia, y así planificar el tratamiento adecuado.
  • La ecografía puede ayudar a descartar otras condiciones prostáticas, como tumores u otras anomalías, que podrían tener síntomas similares a la hipertrofia prostática.
  • La ecografía puede ser útil para realizar un seguimiento a lo largo del tiempo y evaluar la progresión de la hipertrofia prostática. Permite observar cambios en el tamaño de la próstata y ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.
  • En algunos casos, se puede utilizar la ecografía como guía para realizar biopsias prostáticas, especialmente cuando hay preocupaciones sobre la presencia de cáncer de próstata.
  • La ecografía también puede ser útil para evaluar la cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar, lo que puede ser relevante en casos de retención urinaria.

 

La ecografía es una herramienta valiosa para evaluar la hipertrofia prostática, y brinda información crucial que guía la toma de decisiones médicas. Al combinarse con otras pruebas y evaluaciones, la ecografía contribuye con un diagnóstico preciso y a la planificación del tratamiento para abordar eficazmente los síntomas de la hipertrofia prostática.