Láser Holmium para Cálculos Renales

La técnica de láser holmium se utiliza para el tratamiento de hiperplasia de próstata benigna, pero también para los cálculos renales y ureterales. Este último se conoce como Litotricia Endoscópica con Láser Holmium.

La litotricia con láser holmium ha demostrado ser muy eficaz en la fragmentación de los cálculos renales y ureterales para facilitar su eliminación.

Cómo es el procedimiento de la Litotricia con Láser Holmium para Cálculos Renales:

  • Preparación del paciente:

Previo al procedimiento, el paciente recibe instrucciones específicas, como dejar de tomar ciertos medicamentos y ayunar durante un período determinado.

  • Anestesia:

Dependiendo de la situación clínica y la preferencia del equipo médico, el paciente puede recibir anestesia general o anestesia local junto con sedación.

  • Introducción de la fibra Láser Holmium:

Se introduce una fibra láser holmium a través de un ureteroscopio hasta el sitio donde se encuentra el cálculo renal. El ureteroscopio es un instrumento delgado y flexible que permite la visualización directa del tracto urinario.

El ureteroscopio se pasa a través de la uretra y la vejiga hasta llegar al uréter o al riñón, según la ubicación del cálculo.

  • Fragmentación de los cálculos renales:

La fibra láser holmium emite luz láser en la longitud de onda del holmium, la cual es altamente absorbida por el agua. Los cálculos renales y ureterales están compuestos principalmente de agua, lo que hace que la energía del láser se concentre en los cálculos. La energía fragmenta el cálculo en partículas más pequeñas.

  • Eliminación de fragmentos:

Después de la fragmentación, las fracciones más pequeñas del cálculo renal son eliminadas mediante aspiración, irrigación o expulsión natural durante la micción.

  • Control y ajuste de parámetros:

Durante el procedimiento, el equipo médico puede ajustar la potencia y la duración del láser holmium según sea necesario para adaptarse al tamaño y la composición específica de los cálculos renales.

  • Revisión y finalización de la intervención:

Se revisa el área tratada para asegurarse de que los cálculos hayan sido fragmentados de manera adecuada. Una vez completado, se retira el ureteroscopio y la fibra láser.

  • Recuperación Postoperatoria:

Posterior al procedimiento, el paciente se somete a un período de recuperación. El tiempo puede variar según la complejidad del procedimiento y la respuesta individual del paciente.

La litotricia con láser holmium es una opción mínimamente invasiva. La elección de este tratamiento dependerá de varios factores, incluida la ubicación y el tamaño de los cálculos renales, así como las condiciones específicas del paciente.

Normalmente, la litotricia láser con láser holmium se utiliza cuando otros métodos, como la litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC) o la ureteroscopia con otros tipos de láser, no son apropiados o no han tenido éxito.

Como con cualquier procedimiento médico, es importante ser evaluado por el urólogo, quien determinará las opciones de tratamiento y los riesgos asociados.

láser holmium

¿En qué casos es ideal el uso de Láser holmium para cálculos renales?

El láser holmium para cálculos renales se usa, especialmente, en situaciones como las siguientes:

  • Cálculos duros y resistentes:

El láser holmium es especialmente eficaz para fragmentar cálculos renales que son duros y resistentes. Su capacidad para generar energía de alta potencia permite romper estos cálculos más robustos.

  • Cálculos renales de tamaño moderado a grande:

La litotricia con láser holmium es beneficiosa para tratar cálculos de tamaño moderado a grande. La capacidad de ajustar la potencia y la duración del láser permite abordar cálculos de diferentes tamaños de manera efectiva.

  • Cálculos en lugares de difícil acceso:

Cuando los cálculos están ubicados en áreas del riñón o del tracto urinario que son de difícil acceso, el ureteroscopio del láser holmium puede ser guiado hasta el lugar específico para fragmentar los cálculos.

  • Cálculos en el interior del riñón:

Cuando los cálculos están ubicados en el interior del riñón, donde la litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC) puede tener limitaciones, el láser holmium puede ser una opción más efectiva para tratar estos cálculos internos.

  • Pacientes con contraindicaciones para otros métodos:

Cuando los pacientes tienen contraindicaciones para otros métodos de tratamiento, como la litotricia extracorpórea o la cirugía abierta, el láser holmium para cálculos renales puede ser una opción más segura.

  • Fragmentación de cálculos complicados:

Cuando los cálculos renales son complicados, con irregularidades en la superficie o una composición química específica, el láser holmium ofrece una mayor precisión en la fragmentación.

  • Cálculos recurrentes o residuales:

Al tratar cálculos renales recurrentes o residuales después de procedimientos anteriores, el láser holmium es una opción efectiva para abordar las acumulaciones restantes.

La elección del método de tratamiento, incluido el uso del láser holmium, dependerá de la evaluación individual de cada caso por parte del urólogo. La ubicación, tamaño y composición del cálculo, así como la condición clínica del paciente, son factores críticos en la toma de decisiones.

Cómo saber si un paciente es apto para la Litotricia con Láser Holmium:

La aptitud de un paciente para someterse a un procedimiento con láser holmium para cálculos renales depende de varios factores, y la decisión final la toma el urólogo después de una evaluación exhaustiva.

Algunos de los factores que se consideran al determinar la idoneidad del paciente incluyen:

  • Tamaño y ubicación de los cálculos:

La litotricia con láser holmium es más adecuada para eliminar cálculos renales y ureterales de ciertos tamaños y ubicaciones. La evaluación por imágenes, como la tomografía computarizada (TC) o la ecografía, puede proporcionar información sobre la ubicación y la composición de los cálculos.

  • Estado de salud general:

La salud general del paciente, incluyendo la presencia de otras condiciones médicas y la capacidad para tolerar el procedimiento, es un factor importante. Se deben tener en cuenta problemas médicos existentes, como enfermedades cardíacas o respiratorias, diabetes u otras condiciones de salud.

  • Historial de tratamientos previos:

El historial de tratamientos previos para cálculos renales, y la respuesta del paciente a esos tratamientos, pueden influir en la decisión de utilizar la litotricia con láser holmium.

  • Anatomía del tracto urinario:

La anatomía específica del tracto urinario puede afectar la elección del tratamiento. Se debe evaluar si hay anomalías o estrechamientos en el tracto urinario que puedan influir en la realización del procedimiento.

  • Alergias o sensibilidades:

Se debe evaluar si el paciente tiene alergias conocidas o sensibilidades a los materiales utilizados durante el procedimiento, como los agentes de contraste.

  • Estado de embarazo:

En el caso de mujeres en edad fértil, se debe considerar si hay embarazo o posibilidad de embarazo, ya que algunos procedimientos y medicamentos pueden no ser seguros durante el embarazo.

La evaluación completa por parte del urólogo permitirá determinar si la litotricia con láser holmium es la opción más adecuada para el paciente en función de su situación clínica específica.