¿Qué es la Enucleación Prostática?

La enucleación prostática es un procedimiento quirúrgico poco invasivo que, desde principios del siglo XXI, se usa para tratar la hiperplasia prostática benigna, comúnmente conocida como agrandamiento de la próstata, condición habitualmente padecida por hombres de la tercera edad, y que puede causar molestias como dificultad para orinar, flujo urinario débil, alta frecuencia urinaria y urgencia urinaria con o sin incontinencia asociada.

Para explicarlo en términos sencillos, la enucleación prostática consiste en extirpar partes de la próstata que están obstruyendo el flujo urinario, sin necesidad de hacer incisión alguna en la piel sino introduciendo, a través del pene, un resectoscopio que cuenta con un láser, una pequeña óptica conectada a una cámara, una luz y un sistema que lava el sangrado con suero salino.

A diferencia de otros métodos más anticuados, como la resección transuretral de la próstata (RTUP) o el láser verde, que sólo retiran parte del tejido agrandado, la enucleación elimina completamente las partes problemáticas y preserva el resto del tejido. Esto es especialmente beneficioso para que el paciente pueda mantener su función sexual y continencia urinaria posterior a la intervención.

Los estudios han demostrado que este procedimiento alivia los síntomas urinarios y mejoran la calidad de vida de los pacientes a largo plazo mas que el resto de tipos de cirugía prostática. Además, presenta una tasa de complicaciones muy baja en comparación con otros métodos quirúrgicos y una tasa nula de reintervenciones a lo largo de los años.

Ventajas del método de Enucleación Prostática Benigna

A diferencia de otros métodos más antiguos, este ofrece ventajas significativas, tales como:

  • No requiere de incisiones en la piel, por lo que el sangrado es menor y el dolor postoperatorio es corto y leve. Además, no deja cicatrices externas y no hay riesgo de infecciones. En pacientes obesos o con intervenciones abdominales previas, al no abrir el abdomen se evitan muchas complicaciones que podrían surgir por adherencias o fibrosis.
  • Mayor control del sangrado gracias al láser, pues el procedimiento es más limpio, preciso e implica menos manipulación de la próstata, que es uno de los órganos más vascularizados del cuerpo humano.
  • Menor tiempo post-operatorio, ya que la superficie interna de la próstata queda coagulada y de forma mucho menos cruenta.
  • Posibilidad de examinar el tejido extirpado, lo cual no ocurre con otros procedimientos como el de Vaporización.
  • Idoneidad del método cuando el paciente sufre de litiasis vesicales (presencia de cálculos en el interior de la vejiga). Este láser es muy efectivo para la fragmentación de litiasis.

Estas ventajas se tornan cruciales en pacientes con altos factores de riesgo, ya sea por la edad o porque presentan problemas de coagulación, obesidad considerable, enfermedades cardíacas o pulmonares, o cirugías abdominales previas.

HOLEP como tratamiento HBP en próstatas de cualquier tamaño,

Riesgos de este tipo de procedimiento quirúrgico

Este procedimiento tiene los riesgos propios de una intervención quirúrgica, que aumentan o disminuyen de acuerdo a la historia clínica del paciente.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los riesgos son menores a los que se asumen con otros métodos, y que la mayoría de los pacientes se recuperan de forma rápida y sin problemas significativos.

Posterior a la intervención quirúrgica, es posible que el paciente experimente efectos secundarios temporales, como sangre en la orina, dificultad para controlar la micción y eyaculación retrógrada. Sin embargo, a medida que el cuerpo se adapta a los cambios, esto suele desaparecer en pocas semanas.

Dr. Pérez-Carral: Especialista en Enucleación Prostática Benigna

Para lograr una intervención exitosa es importante acudir a un médico altamente capacitado e instalaciones clínicas adecuadas. Por eso cuentas con el Dr. José Ramón Pérez-Carral, quien comenzó a aplicar esta técnica en el año 2011, y al día de hoy ha realizado más de 4000 procedimientos y dado conferencias en multitud de instituciones universitarias del país y del extranjero, erigiéndose como un referente  en la materia a nivel nacional e internacional.

Reserve una cita y asesórese con el Dr. Pérez-Carral. Permita que pueda brindarle información y evaluar su caso para determinar si este método es la mejor opción para usted.

Preguntas frecuentes sobre Enucleación Prostática:

El tiempo de recuperación puede variar, pero generalmente, los pacientes experimentan mejoras en los síntomas urinarios en las primeras semanas. La recuperación completa puede llevar varias semanas.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos potenciales, como sangrado, infección, problemas con la eyaculación, y cambios en la función eréctil. Sin embargo, estos riesgos son generalmente bajos.

El procedimiento se realiza bajo anestesia general o regional, por lo que los pacientes no sienten dolor durante la cirugía. Después del procedimiento, se recetan analgésicos para controlar cualquier molestia.

La vuelta a las actividades normales dependerá de la recuperación individual, pero muchos pacientes pueden reanudar actividades ligeras en pocos días y actividades más intensas después de algunas semanas.

Aunque no hay garantía absoluta de una resolución completa, y en algunos casos pueden ser necesarios tratamientos adicionales, la enucleación prostática suele mejorar significativamente los síntomas urinarios asociados con la HPB, brindando resultados duraderos a largo plazo.